🎥 La perfección del número 10

🎥 La perfección del número 10

La Tetraktys que representa al número diez

Todo lo que existe se rige por el número

Si en el vídeo anterior hablé del ternario alquímico del azufre, el mercurio y la sal, hoy nos adentraremos en el simbolismo que entraña el diez. El considerado como el número perfecto: conformado mediante la suma del uno, el dos, el tres y el cuatro. No en vano es la nota que se asigna a los estudiantes más aplicados, puntuación máxima a la que se aspira en algunas disciplinas deportivas.

Y es que Pitágoras aseguraba que todo lo que existe se rige por el número. Conocimiento que transmitía a los matematikoi y que estaba vedado al resto. Filósofo al que mencioné en mi libro El poder del símbolo. Afirmación que se puede encontrar igualmente en la Biblia, donde se revela que Dios dispuso la Creación según el número, el peso y la medida (Sabiduría 11, 20).

El número diez en la Biblia

Sagradas Escrituras donde el diez está muy presente. Porque diez eran los mandamientos que entregó el Todopoderoso a Moisés en el monte Sinaí (Éxodo 20, 1-17). Diez eran las plagas de Egipto que relata el Éxodo. Diez los leprosos que curó Jesús (Lucas 17, 12-17). El pueblo del Señor debía entregar la décima parte de todo lo producido, el diezmo (Deuteronomio 14). Pueblo que puso «a prueba» al Altísimo «diez veces» antes de entrar en la Tierra Prometida (Números 14, 22). Por su parte en el Talmud se dice: «Diez medidas de [magia] descendieron al mundo; Egipto recibió nueve, y el resto del mundo la otra». Y también diez son las sefirot que componen el Árbol de la Vida en la cábala.

La Tetraktys

Uno de los principales elementos de la doctrina pitagórica era la Tetraktys. Triángulo místico en el que los pitagóricos dibujaban diez puntos distribuidos en cuatro filas. En la primera, en el vértice de esta figura geométrica, se situaba el Uno, la fuente primigenia.

En la segunda fila aparecían dos puntos, la dualidad. Debido a que todo se define en relación con su opuesto. En el siguiente nivel se ponían tres puntos, número tres que consigue el equilibrio entre el uno y el dos. Tres puntos que de la misma forma señalan los masones en su escritura. Desde la postura tricotomista de los gnósticos: cuerpo, alma y espíritu. Nefesh, Ruaj y Neshamá para la cábala. El ternario de Osiris-Isis-Horus en el Antiguo Egipto.

Las cuatro estaciones del año, cuatro que forma parte del número diez

En la base del triángulo había cuatro puntos. Cuatro asimilado a la concreción, lo terrenal. Como cuatro son los elementos: tierra, aire, agua y fuego. Las cuatro estaciones del año: primavera, verano, otoño e invierno. O los cuatro puntos cardinales: Norte, Sur, Este y Oeste. Cuatro que se sintetiza en la piedra cúbica masónica, propia del compañero, sobre la que se alza una pirámide cuando se asciende a maestro. Cuadrados que se dibujan con la escuadra, alegoría de lo material.

Finalmente, llegar al diez comportaba comenzar nuevamente. Por lo tanto, era la totalidad. Ya que las corrientes iniciáticas defienden que «todo es Uno». Uno del que se parte y está presente en cada porción de lo creado. Motivo por el que Jesús conminaba a ser todos uno con él (Juan, 17-21).

Suscríbete a mi canal de YouTube

Muchísimas gracias por acercarte al apasionante mundo de los símbolos. Si hoy hemos hablado del número diez; en el próximo vídeo profundizaremos en el símbolo del cinco. Por lo que no olvides suscribirte a mi canal y, muy importante, activar las notificaciones haciendo clic en la campanita, para que puedas estar al tanto de mis nuevas publicaciones. Y por supuesto, si te ha gustado este vídeo, dale un «me gusta» y compártelo.

Además, si después de leer mis libros quieres ampliar conceptos sobre aspectos simbólicos que menciono en los mismos, déjame tu comentario y en otro vídeo lo trataremos. Por cierto, recuerda que puedes adquirir mis libros en Amazon, desde cualquier país.


La perfección del número 10 –
(c) –
Ibiza Melián

Bibliografía

Daza, J. C. (2009). Diccionario Akal de Francmasonería. Madrid: Ediciones Akal (Obra original publicada en 1997).

La Biblia. La Santa Sede. Obtenido el 4 de noviembre de 2019, de: http://www.vatican.va/archive/ESL0506/_INDEX.HTM

Compartir

Sobre la autora

Ibiza Melián
Escritora. Investigadora en el ámbito político. Especialista en comunicación política. Proactiva, perseverante y apasionada de la libertad.

No hay comentarios

Dejar un comentario

He leído y acepto la Política de Privacidad. *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Ibiza Melián
Finalidad: Gestionar y publicar tu comentario.
Legitimación: Tu consentimiento.
Tratamiento: Tu comentario puede que lo revise un servicio de detección automática de spam, Akismet.
Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Axarnet (proveedor de hosting de ibizamelian.com) dentro de la UE. Ver Política de Privacidad de Axarnet.
Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos, así como otros derechos, como se explica en nuestra Política de Privacidad
Plazo de conservación de los datos: Los datos proporcionados se conservarán indefinidamente o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. 
Para más información consulta nuestra Política de Privacidad.