La imagen cultual

La imagen cultual

La imagen cultual de Jesús

Imagen de Cristo (siglo XIII)

La prohibición entre los judíos de venerar imágenes

Para los judíos era imprescindible la palabra, necesaria para poder leer el texto sagrado. Por eso reputaban la escritura como fuente de conocimiento. Debido a ello en el siglo primero ya se situaban entre la población más alfabetizada del Imperio romano. Asimismo, la Biblia negaba toda posibilidad de venerar a una imagen, considerado como idolatría. Conforme al mandato de Dios: «No te harás ninguna escultura y ninguna imagen […]. No te postrarás ante ellas, ni les rendirás culto…» (Éxodo 20, 4-5).

La imagen de culto para los católicos

Empero, el cristianismo, eminentemente paulino, recibió una profunda impronta del mundo helénico. Y es que san Pablo provenía de Tarso, enclave imbuido del pensamiento griego y sobre todo de un platonismo muy difundido entre el pueblo. De ahí que se asumiera la perspectiva de la imagen de esta cultura.

Por otro lado, con el propósito de mantener unidos a los miembros de la Iglesia hasta que llegara la segunda vendida de Cristo, parusía, se controló el dogma. De modo que la institución era la única autorizada para determinar cómo interpretar el mensaje. Por tanto, no se requería saber leer o escribir. Salvo los obispos, sucesores de los apóstoles, ningún otro podía transmitir la palabra divina. Por miedo a que el grupo se fragmentara. Tiempo después se permitiría a los obispos compartir esta facultad con los presbíteros.

Cristo: el Verbo Encarnado

Luego, ante una grey cristiana mayormente iletrada se empleó la imagen con un fin didáctico. Porque Cristo era el Verbo Encarnado, el Todopoderoso hecho hombre. Un ser humano creado a imagen y semejanza divina (Génesis 1, 26). Por consiguiente, contemplar a Jesús, comportaba la presencia del «Padre» (Juan 14, 9). Imagen que supuso para los místicos, el clero instruido, la vía para llegar a la iluminación. Arrobamientos que generaban desconfianza y los colocaba bajo la lupa de la Inquisición.


La imagen cultual –
(c) –
Ibiza Melián


Bibliografía:

Besançon, A. (2003). La imagen prohibida. Madrid: Ediciones Siruela.

Cirlot, V. (2019). Clase 4.1. La imagen sagrada medieval. Curso Simbología: planteamientos teóricos. Impartido por la Universidad de Barcelona. Obtenido el 4 de enero de 2019, de: https://www.arsgravis.com/curso-de-simbologia/

La Biblia. La Santa Sede. Obtenido el 25 de octubre de 2018, de: http://www.vatican.va/archive/ESL0506/_INDEX.HTM

Melián, I. (2018). La corrupción inarmónica. Revista de Investigaciones Políticas y Sociológicas (RIPS), Vol. 17, núm. 2, pp. 181-206. Obtenido el 26 de mayo de 2019, de: http://www.usc.es/revistas/index.php/rips/article/view/5207/6174

Piñero, A. (2008). Año I. Israel y su mundo cuando nació Jesús. Madrid: Ediciones Laberinto.

Piñero, A. (2015). Guía para entender a Pablo de Tarso. Una interpretación del pensamiento paulino. Madrid: Editorial Trotta.

Compartir

Sobre la autora

Ibiza Melián
Escritora. Investigadora en el ámbito político. Especialista en comunicación política. Proactiva, perseverante y apasionada de la libertad.

No hay comentarios

Dejar un comentario

1 × 3 =

He leído y acepto la Política de Privacidad. *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Ibiza Melián
Finalidad: Gestionar y publicar tu comentario.
Legitimación: Tu consentimiento.
Tratamiento: Tu comentario puede que lo revise un servicio de detección automática de spam, Akismet.
Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Axarnet (proveedor de hosting de ibizamelian.com) dentro de la UE. Ver Política de Privacidad de Axarnet.
Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos, así como otros derechos, como se explica en nuestra Política de Privacidad
Plazo de conservación de los datos: Los datos proporcionados se conservarán indefinidamente o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. 
Para más información consulta nuestra Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.