🎥 El símbolo del 🐍Ouroboros

🎥 El símbolo del 🐍Ouroboros

El símbolo del Ouroboros

La serpiente que se muerde la cola

El Ouroboros es la serpiente o el dragón que se muerde la cola. Alegoría de que todo arranca y termina en el mismo punto, para después volver a comenzar. Nacer, morir y luego renacer. Imagen que utilicé en la portada de dos de mis libros publicados: La Hermandad de Doña Blanca y Simbología.

Figura usada por los alquimistas para reflejar la concepción circular. Debido a que el círculo es el símil del tiempo que no tiene principio ni fin, encarnación de lo divino. El Tao, conformado por el yin y el yang en el taoísmo. Según los cristianos, se parte de Dios y se vuelve a él. En definitiva, la Alfa y la Omega que señala la Biblia en el Apocalipsis. El Uno de los neoplatónicos. A saber, la unidad se dispersa y acaba por reunificarse. Por tanto, principio y fin convergen en un mismo punto. Todo empieza, culmina y una vez más germina, en un ciclo sin fin. Naturaleza cíclica presente en las estaciones, en la salida y puesta del sol o la luna.

El Ouroboros en las diferentes culturas

El Ouroboros se puede contemplar en el Antiguo Egipto, hay constancia de este dibujo en un jeroglífico de la pirámide de Unis. Por su parte, los griegos lo encarnaron en el mito de Sísifo. Es más, el término Ouroboros proviene de una palabra griega que significa precisamente «serpiente que se come su propia cola». Sísifo era un personaje condenado a empujar una piedra hacia la cima de una montaña. No obstante, antes de alcanzar la cúspide el objeto rodaba hacia abajo y Sísifo debía iniciar nuevamente el proceso, así eternamente.

También se pueden encontrar reminiscencias del Ouroboros en los mitos nórdicos. En concreto, la leyenda de la serpiente del fin del mundo o Jörmundgander. Serpiente arrojada al mar por los dioses y que creció tanto que es capaz, si se muerde la cola, de rodear al planeta entero con su cuerpo. Aguas en las que permanecerá hasta que llegue la destrucción total. No obstante, tras la aparente victoria de Jörmundgander cuenta la profecía que la vida se volverá a abrir paso y la luz disipará las tinieblas. Un nuevo renacer donde los seres humanos serán más justos.

La meta es cumplir el propósito vital

Asimismo, el Ouroboros sería equivalente al Samsara del budismo: nacimiento, muerte y reencarnación. Sucesión que se repite hasta que se logre cumplir el propósito vital y se consiga la unidad con el Principio Creador. La individuación, meta a la que según el psicólogo suizo Carl Gustav Jung debía llegar el sujeto.


El símbolo del Ouroboros –
(c) –
Ibiza Melián

Compartir

Sobre la autora

Ibiza Melián
Escritora. Investigadora en el ámbito político. Especialista en comunicación política. Proactiva, perseverante y apasionada de la libertad.

No hay comentarios

Dejar un comentario

He leído y acepto la Política de Privacidad. *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Ibiza Melián
Finalidad: Gestionar y publicar tu comentario.
Legitimación: Tu consentimiento.
Tratamiento: Tu comentario puede que lo revise un servicio de detección automática de spam, Akismet.
Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Axarnet (proveedor de hosting de ibizamelian.com) dentro de la UE. Ver Política de Privacidad de Axarnet.
Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos, así como otros derechos, como se explica en nuestra Política de Privacidad
Plazo de conservación de los datos: Los datos proporcionados se conservarán indefinidamente o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. 
Para más información consulta nuestra Política de Privacidad.