🎥 El misticismo judío ✡️ el Árbol de la Vida

El Árbol de la Vida en la cábala

Si en el vídeo anterior hablé de las influencias externas que contribuyeron a modelar el misticismo judío, hoy profundizaremos en el significado del Árbol de la Vida. Claves que traté con detalle en mi libro La corrupción inarmónica. Ensayo que puedes adquirir en Amazon desde cualquier país.

El Tikun Olam

Pues bien, la cábala promulga que el verdadero Mesías siempre es uno mismo, dado que conferir poder a otros sobre sí supondría idolatría. Por consiguiente, la mejora colectiva pasa indefectiblemente por la individual. Nada más que desde el perfeccionamiento propio se puede contribuir a la reparación del mundo, Tikun Olam. Puesto que el camino a la divinidad es directo y no requiere de intermediario alguno.

La mejora colectiva pasa indefectiblemente por la individual Clic para tuitear

El esfuerzo para los cabalistas se presenta como una exigencia, en pro de rozar mayores cotas de conocimiento y comprensión. La pérdida de tiempo y la pereza se estiman como graves transgresiones. Porque nada se obtiene sin esfuerzo. Es más, afirman que aquel que manifiesta «no me esforcé y encontré» es un mentiroso, porque el que siempre se esfuerza encuentra. Y los milagros son únicamente producto de ese empeño.

El talmid jajam

Defensores a ultranza del librepensamiento, la duda constante que ha de predominar en la persona. Debido a que solamente la curiosidad y el cuestionamiento permanente posibilitan el progreso. Visto que el ser humano siempre será un eterno aprendiz, el talmid jajam, «aprendiz de sabio». De modo que la persona ha de mostrar continuamente su humildad. Por lo que la soberbia o el orgullo es valorado como una transgresión. Cabalistas contrarios a todo tipo de dogmatismo, al caer en la cuenta de sus limitaciones ante el saber infinito.

Solamente la curiosidad y el cuestionamiento permanente posibilitan el progreso. Porque el ser humano siempre será un eterno aprendiz, el talmid jajam, el «aprendiz de sabio. Clic para tuitear

El Árbol de la Vida

La cábala aboga por mantener la armonía entre las distintas fuentes energéticas que conforman el cuerpo humano. Y que la mística judía representa por medio de la imagen alegórica del Árbol de la Vida. Compuesto por diez dimensiones o sefirot, conectadas entre sí por veintidós canales o netivot. Conjunto que recibe el nombre de «los treinta y dos senderos secretos de la sabiduría». Es por ello que la enfermedad se manifiesta cuando se desequilibra alguna dimensión energética o sefirá.

La enfermedad se manifiesta cuando se desequilibra alguna dimensión energética o sefirá. Clic para tuitear

Los mundos del Árbol de la Vida

Las sefirot se circunscriben a cinco mundos o etapas de contracción de la energía que proviene del infinito o Ein Sof, o sea, de Dios, del Bien, del Uno, del Todo, del Absoluto, la Primera Causa, la fuente primigenia o el Gran Arquitecto del Universo (G.·.A.·.D.·.U.·.) para los masones. A saber, la esencia primera que recibe denominaciones distintas en las variadas corrientes.

De manera que la primera etapa de formación en la cábala atañe al mundo de Adam Kadmon, el hombre primordial. El primer mundo en recibir «la luz desde el infinito». Se relaciona con la sefirá de Keter y contiene la esencia divina. La segunda etapa «de contracción de la divinidad» es Atzilut, mundo en el que ya irrumpe la dualidad y se circunscribe a la sefirá de Jojmá. La tercera fase es Briá, «el mundo del pensamiento» y se identifica con Biná. Después se encuentra Yetzirá, donde aparecen las emociones y se manifiestan por la palabra. Alberga seis sefirot: Jesed, Guevurá, Tiferet, Netzaj, Hod y Yesod. Y finalmente aparece el mundo de Asiá, caracterizado por la acción y donde se encuentra la materia más densa, Maljut.

Así pues, las sefirot se ordenan de mayor a menor energía, esta última sería la dimensión o sefirá más cercana a la materia (Maljut). Para poder ascender en el simbólico Árbol de la Vida y llegar al estado de iluminación hay que detectar los desequilibrios personales y corregirlos. Conclusivamente, exclusivamente a través de un profundo conocimiento interior, como en el resto de corrientes esotéricas, se podrán alcanzar estados superiores de conciencia. Proceso que se ha de acompañar de la experimentación propia, en pro de una profunda asimilación de la enseñanza. Y es que ya lo decía Confucio: «Lo que oigo, lo olvido; lo que veo, lo recuerdo; lo que hago, lo aprendo».

Exclusivamente a través de un profundo conocimiento interior se podrán alcanzar estados superiores de conciencia. Clic para tuitear

Las 10 sefirot

Triada del intelecto

Las tres sefirot superiores, o triada del intelecto, son Keter, Jojmá y Biná. La sabiduría o intuición (Jojmá) es lo que antiguamente se denominaba profecía y que se podría relacionar con el hemisferio derecho del cerebro. Y por otro lado estaría el entendimiento o razón (Biná), que se asemejaría al hemisferio izquierdo del cerebro. El conocimiento (Daat) surge de la combinación de ambas.

La dimensión más cercana a la divinidad es la corona (Keter), que abarca tanto la sabiduría como el entendimiento. Es decir, es la encargada de que el intelecto utilice ambos hemisferios cerebrales, el derecho y el izquierdo. Una vez más se apunta, al igual que lo hicieran los egipcios, que para llegar al Ein Sof se ha de seguir la senda del intelecto. Porque para los cabalistas el alma se sitúa en el cerebro. Hoy la ciencia asegura que el pensamiento «h-creativo» surge precisamente de la combinación del hemisferio derecho del cerebro con el izquierdo.

Hipótesis que plantea igualmente Platón y desarrolla en su Teoría de las Ideas, quien ubica el alma inmortal en la cabeza. Filósofo que afirma que la Luz, la Verdad, en definitiva, el conocimiento, solo se halla en el Mundo de las Ideas. Concepto que reflejó en la mítica fábula de la caverna y recogió en su libro de La República. Al fin y al cabo, el principio hermetista del mentalismo, reinterpretación griega del saber atribuido al dios egipcio Thot. Sentencia que asevera que «todo es mente». No en vano, al hermetismo se lo define como «religión de la mente».

Al hermetismo se lo define como «religión de la mente». Clic para tuitear

Triada emocional

Las tres sefirot intermedias o la triada emocional, son Jesed, Guevurá y Tiferet. Ergo, sefirot que corresponden al ámbito de las emociones. Entre las que se encuentra la misericordia o asimismo denominada bondad (Jesed). Aquí el individuo entiende lo que supone dar y la felicidad que le reporta esa acción, al permitirle ascender hacia niveles superiores. Mas siempre sin olvidar la regla del equilibrio, la Maat egipcia. Y es que la misericordia extrema hacia los demás conlleva la propia humillación. Ya que el sujeto ha de posicionarse en un plano de igualdad con el resto. O sea, supondría una transgresión el abandonarse personalmente para dedicarse en cuerpo y alma a los otros. Porque se ha de tener tanta misericordia por los demás como con uno mismo. El sujeto ha de darse a sí mismo para conseguir ser feliz y de esta forma establecer relaciones sociales sanas.

Después se halla la fortaleza (Guevurá), donde el individuo ha de recibir. Sefirá que se refiere a la autolimitación que cada sujeto ha de ponerse a sí mismo. Porque fuerte es aquel que sabe dominarse. Exige disciplina, organización y no decir que sí a todo, indicativo de infravaloración personal. A lo que se suma el aprender a establecer prioridades y parar a tiempo. Eso sí, sin caer en una excesiva severidad, sin llevar al límite la autoimpuesta perfección.

La última sefirá de la triada emocional es la belleza (Tiferet). Encargada de equilibrar emocionalmente a la misericordia o también denominada bondad (Jesed) y la fortaleza (Guevurá). La armonía entre el dar y el recibir, para llegar a un estadio superior como es compartir. Alude a la belleza interior. A la paz íntima que provoca el considerarse completo, al suponer la cúspide del autoconocimiento. Autoconocimiento imprescindible para hallar el sentido de la propia existencia, motivo por el que vinimos a este mundo. Misión vital que se verá cumplida nada más que cuando se llegue a Keter.

El autoconocimiento es imprescindible para hallar el sentido de la propia existencia, aquel motivo por el que vinimos a este mundo. Clic para tuitear

Solo al alcanzar la sefirá de la Tiferet el individuo se encuentra liberado. Ya no depende del reconocimiento del grupo, sino que se siente completo consigo mismo. Ha logrado su máximo desarrollo como sujeto, la armonía interior. Es decir, vive según la Maat egipcia. Capaz de detectar y asumir sus fortalezas y debilidades. Despojado de todo tipo de condicionantes externos.

Solo al alcanzar la sefirá de la Tiferet el individuo se encuentra liberado. Ya no depende del reconocimiento del grupo, sino que se siente completo consigo mismo. Clic para tuitear

Triada de la materialización

Las tres sefirot inferiores atañen a la triada de la materialización y son Netzaj, Hod y Yesod. La dimensión de la victoria (Netzaj) implica la exteriorización de las emociones sin usar la palabra. Pero no son las emociones mismas, las cuales se sitúan en la triada emocional. Una manifestación de Netzaj es la música, la pintura o la danza. Tiene que ver con el lenguaje no verbal, por ejemplo, cuando se abraza a alguien como muestra de afecto. De modo que se ha de ser capaz de expresar lo que se siente y no reprimirlo; si bien, sin dañar a los demás. Si la persona consigue la detección de la existencia de un sentimiento junto con su comprensión, y luego lo manifiesta, se entiende que ha alcanzado la victoria sobre sí misma. Porque por medio de la comunicación de sus emociones logra conocerse.

Por su parte la gloria (Hod) es la sefirá de la palabra. A través de la cual manifiesta el individuo sus pensamientos, su verdad. En consecuencia, la vulneración de esta dimensión se circunscribiría a la mentira. Lo mismo que pasaba en el Antiguo Egipto, la cábala concibe a la palabra como fuente de energía. Medio por el que se expresan las oraciones que, a modo de los conjuros pronunciados por los magos del Estado egipcio, han de entonarse de manera intencional, concentrada y con purificación de pensamiento. Porque siempre ha de operar la sincronía entre pensamiento, palabra y acto, máxima del zoroastrismo. La armonía representada por la Maat egipcia. Lenguaje verbal en continua evolución, en pro de lograr describir realidades superiores.

La postrera dimensión de la triada de la materialización es el fundamento (Yesod), concerniente a «la personalidad o el ego», la exteriorización del «Yo». La identidad del sujeto construida a partir de la relación con los demás, por medio del lenguaje no verbal (Netzaj) y el verbal (Hod). Identidad que ha de ajustarse al entorno cultural sin renunciar a su esencia. Porque el «Yo» y el ego no son malos en sí, sino su desequilibrio.

El «Yo» y el ego no son malos en sí, sino su desequilibrio. Clic para tuitear

«Ego» que es necesario en las primeras etapas del desarrollo humano para un crecimiento sano; pero a partir de alrededor de los cuarenta años esta fase se ha de haber superado. Dado que el individuo no ha de requerir compararse con los demás para ser feliz y encontrar su espacio en la Tierra. Personalidad sana que se habrá asentado sobre sus propios valores y convicciones. Desde esta saludable perspectiva el individuo se alegra de los avances del resto de sus congéneres.

Maljut

Finalmente está la sefirá del reino (Maljut), que es la materia propiamente. La cual se ha de purificar, es decir, se debe perseguir su espiritualización. No obstante, como en el resto de dimensiones en conformidad con la Maat. O sea, no se ha de venerar únicamente lo material ni tampoco renunciar a ello, porque es importante para la subsistencia de la persona. En suma, la intención de la cábala es espiritualizar la materia y materializar el espíritu. A saber, el principio de correspondencia hermético: lo que es arriba, es abajo y viceversa. Ya que el ser humano fue hecho a imagen y semejanza de lo divino (Génesis 1, 26). De modo que los cabalistas defienden que las personas fueron creadas por Dios en la dimensión física, por lo que no se puede renunciar a las necesidades propias de este estado. Lo contrario sería ir contra la propia naturaleza del individuo.

Los cabalistas defienden que las personas fueron creadas por Dios en la dimensión física, por lo que no se puede renunciar a las necesidades propias de este estado. Lo contrario sería ir contra la propia naturaleza del individuo. Clic para tuitear

La Devekut

La conversión en el ser iluminado de los egipcios, lo que ellos denominaban Ah, la Devekut en la cábala, se produciría en la consciencia ketérica, tras combinar la sefirá de Biná con la de Jojmá y adquirir el Daat. Cuando la persona encuentra a su Mesías interno, o sea, lo inicialmente fragmentado se ha unificado. Lo que Jung llamó individuación. Devekut en la que el sujeto adquiere los atributos del Señor, por lo que contravenirlos supondría un alejamiento del Uno.

Las Klipot

Ahora bien, el objetivo primordial de la cábala se circunscribe a la transformación interior; aunque irremediablemente el sujeto acaba por proyectar su luz al exterior y transformar la realidad circundante. Termina por contribuir a la reparación del mundo, Tikun Olam.

Empero, la combinación de las sefirot debe ser armónica, para que no irrumpa una klipá, defecto. Así los cabalistas, por ejemplo, determinan que el desequilibrio o klipá de la Biná, la razón, es una demasía de dogmatismo que puede llevar al fanatismo. La klipá de la sefirá de Guevurá, la fortaleza, es la severidad. La klipá de Hod, la palabra o «el lenguaje estructurado», es la mentira. Por su parte la transgresión o klipá de la Yesod es un ego desbocado, propio de aquellos sujetos más preocupados en parecer que en ser. Mientras que la klipá de Jesed es la humillación.

El objetivo primordial de la cábala se circunscribe a la transformación interior; aunque irremediablemente el sujeto acaba por proyectar su luz al exterior y transformar la realidad circundante. Clic para tuitear

Por último, el desequilibrio de la sefirá de Maljut, la materia, puede ser por defecto o por exceso. Por defecto se refiere a la negación total de la materia misma, lo que los cabalistas califican de «espiritualismo radical», una fuga del mundo real. Cuando la meta sería espiritualizar la materia, porque si Dios hubiese querido que el ser humano no estuviese relacionado con la materia no lo hubiese creado con cuerpo, sino directamente como un ser angelical. En cambio, la transgresión de Maljut por exceso concierne a la ambición desmedida. Y es que, como preconizaban en el Antiguo Egipto, cada acto ha de estar guiado por la armonía, la Maat egipcia.

El Mal

Las midot y klipot

Al fin y al cabo, se plantea la teoría de la sombra de Jung, una sombra presente en cada ser humano que ha de aprender a detectar y controlar. Las midot y klipot, las virtudes y defectos de las sefirot. Pues para la cábala el Mal es un equivocado uso de la energía de cada sefirá. Lo que desvía a la persona de su propósito vital, del motivo para el cual nació, y lo sume en la ignorancia. Por tanto, hay que entender el Mal en pro de neutralizarlo.

Para la cábala el Mal es un equivocado uso de la energía de cada sefirá. Lo que desvía a la persona de su propósito vital, del motivo para el cual nació, y lo sume en la ignorancia. Clic para tuitear

Conclusiones

En resumen, a partir de una serie de adversidades históricas y gracias al enriquecimiento transmitido por otras culturas los místicos judíos acabaron por pergeñar una guía para el perfeccionamiento humano. Una hoja de ruta que permite obtener al sujeto respuestas a las preguntas trascendentales: ¿de dónde vengo?, ¿quién soy? y ¿hacia dónde me dirijo? Cuestiones que lo hacen adentrarse en la madurez, después de sufrir muy probablemente un vacío existencial, lo que el místico cristiano san Juan de la Cruz llamó la «noche oscura del alma». Bajar a las profundidades, enfrentarse a sus propios demonios y emerger fortalecido.

A partir de una serie de adversidades históricas y gracias al enriquecimiento transmitido por otras culturas los místicos judíos acabaron por pergeñar una guía para el perfeccionamiento humano. Clic para tuitear

Suscríbete y únete a mi canal de YouTube

Espero que te haya parecido interesante esta incipiente introducción al misticismo judío. Así que, si te ha gustado este vídeo, dale un «me gusta» y compártelo. No olvides suscribirte a mi canal de YouTube y, muy importante, activar las notificaciones haciendo clic en la campanita para que puedas estar al tanto de mis nuevas publicaciones. Y por supuesto hazte miembro para obtener ventajas adicionales. Y si te interesan estos temas también puedes unirte a mi página de Patreon y participar en mis masterclass. O bien puedes asistir a través de la pestaña UNIRME de mi canal de YouTube. Recuerda que encontrarás toda la información aquí expuesta en mi libro La corrupción inarmónica, disponible en Amazon.

Suscríbete y únete a mi canal de YouTube Clic para tuitear


El misticismo judío: el Arbol de la Vida –
(c) –
Ibiza Melián

Bibliografía

La Biblia. La Santa Sede. Obtenido el 26 de mayo de 2021, de: https://www.vatican.va/archive/ESL0506/_INDEX.HTM

Sabán, M. J. (2011). SOD 22. El Secreto. Los fundamentos de la Cábala y la tradición mística del judaísmo. Buenos Aires: Guione impresores S.R.L.

Sabán, M. J. (2014, 1 de febrero). La Cábala, el árbol de la vida. Itaca Espacio Cultural. Obtenido el 31 de enero de 2020, de: https://youtu.be/_qmvq2g2Ug4

Sabán, M. J. (2016). La cábala. La psicología del misticismo judío. Barcelona: Editorial Kairós.

Sabán, M. J. (2017, marzo) Curso de la Consciencia: Cómo elevar nuestros niveles de consciencia a través de la Cábala. Psicología y Cábala. Obtenido el 31 de enero de 2020, de: https://psicologiaycabala.com/producto/como-elevar-nuestros-niveles-de-consciencia/

Sabán, M. J. (2017, noviembre-diciembre) Curso de Cábala aplicada a la Psicología (2ª edición). Psicología y Cábala. Obtenido el 31 de enero de 2020, de: https://psicologiaycabala.com/producto/cabala-aplicada-a-la-psicologia-nivel-1/

Sabán, M. J. (2018, febrero-marzo) Curso de Cábala aplicada a la Psicología – Nivel 2. Psicología y Cábala. Obtenido el 31 de enero de 2020, de: https://psicologiaycabala.com/producto/cabala-aplicada-a-la-psicologia-nivel-2/

Sabán, M. J. (2018, julio) Curso de Cábala aplicada a la Psicología: Casos Prácticos. Psicología y Cábala. Obtenido el 31 de enero de 2020, de: https://psicologiaycabala.com/producto/curso-cabala-aplicada-la-psicologia-casos-practicos/

Sabán, M. J. (2019, septiembre-diciembre). Maestría de Cábala. Primer Trimestre. Psicología y Cábala. Obtenido el 31 de enero de 2020, de: https://psicologiaycabala.com/maestria-de-cabala/

Sabán, M. J. Curso: Descubre el Árbol de la Vida. Programa de introducción a la Cábala y sus conceptos esenciales. Psicología y Cábala. Obtenido el 30 de enero de 2020, de: https://psicologiaycabala.com/producto/programa-descubre-arbol-la-vida/

Sabán, M. J. Curso: El Mal y el Libre Albedrío en la Cábala. Psicología y Cábala. Obtenido el 30 de enero de 2020, de: https://psicologiaycabala.com/producto/mal-libre-albedrio-la-cabala/

Sabán, M. J. El Mal: Un enfoque desde la Cábala. Psicología y Cábala. Obtenido el 31 de enero de 2020, de: https://psicologiaycabala.com/producto/el-mal-un-enfoque-desde-la-cabala/

Sabán, M. J. La Reencarnación del Alma en la Cábala. Psicología y Cábala. Obtenido el 31 de enero de 2020, de: https://psicologiaycabala.com/producto/la-reencarnacion-del-alma-en-la-cabala/

Deja un comentario

En Ibiza Melián (titularidad de María Ibiza Melián Reyes) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de gestionar y publicar tu comentario. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a ibizamelian@gmail.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la Política de Privacidad para dejar un comentario. *

− 1 = 5

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba