Historias de un pueblo

Narrativa: Ensayo novelado (352 páginas)

Fecha de publición:

2ª edición 2017

1ª edición 2011

Ensayo novelado político de corte liberal que nace con el objetivo de dar respuesta a una pregunta: ¿Por qué se ha desvirtuado la situación democrática española? Reflexión a partir de la cual se abordan los principales problemas que corroen los cimientos del Estado español y que comienzan por el primer escalón, los Ayuntamientos. Historia que narra las vicisitudes de unos tristes personajes acaecidas en un imaginario pueblo, Matahambre.

Un ensayo novelado donde cobra especial relevancia aquel famoso lema de la Restauración: «Para los enemigos la ley, para los amigos el favor». Así como su máximo representante, el cacique.

Trabajo que se adentra en el pensamiento del liberalismo español, de la mano de sus principales figuras, como Blanco White, Mariano José de Larra, Antonio Cánovas del Castillo, Francisco Giner de los Ríos y su Institución Libre de Enseñanza, Joaquín Costa, Miguel de Unamuno, Vicente Blasco Ibáñez, José Ortega y Gasset, Salvador de Madariaga, Clara Campoamor, Adolfo Suárez…O pintores igualmente adscritos a la corriente liberal de la talla de Francisco de Goya y Lucientes o Joaquín Sorolla y Bastida.

Páginas que además se deslizan por la triste imagen de «las dos Españas». Una «que se obstina en prolongar los gestos de una edad fenecida». Y otra «España vital, sincera, honrada, la cual, estorbada por la otra, no acierta a entrar de lleno en la historia». En palabras de Ortega y Gasset. Sin embargo, la narración anhela reflejar la Tercera España, denominada así por Salvador de Madariaga: la de la libertad, la integración y el progreso.

Y es que, para interpretar nuestro presente, hemos de conocer nítidamente nuestra historia. Es por ello que, en Historias de un pueblo, se narran los dispares episodios del constitucionalismo español, lo que explica en cierta medida la deriva hacia el panorama actual. Recorrido histórico que parte de la Constitución de 1812, pasa por la de 1869, la de 1876, la Constitución de 1931 de la Segunda República y la actual de 1978.

No hay comentarios

Deja un comentario