Archives

Notificación electrónica, un disgusto más para el empresario

En aras de no conculcar el derecho fundamental de igualdad ante la ley (art. 14 CE), resulta incomprensible que mediante el Real Decreto 1363/2010 se establezca un trato diferenciado entre las personas físicas y las jurídicas. Otorgando mayores garantías a las primeras con respecto a las segundas. Pues si bien las personas físicas recibirán al menos 2 intentos de notificación; en el caso de las jurídicas si en 10 días no acceden al contenido de la notificación electrónica se entenderá automáticamente que la notificación ha sido rechazada. Además, el no contemplar también los 2 intentos de notificación para las personas jurídicas puede provocar indefensión (art. 24 CE). Por otra parte, el uso de las TIC para comunicarse con la Administración es un derecho y no una obligación. Conclusivamente, la imposición de la notificación electrónica para las personas jurídicas puede llegar a ser una fuente más de disgusto para el pequeño empresario.