Archivos

La creación como pura armonía

Los antiguos egipcios estimaban que todo debía respetar el principio de la Maat, la armonía que gobierna cada acto. Armonía presente en la música. Música primordial para Pitágoras y con la que afirmaba curar. Puesto que la enfermedad era síntoma de desequilibrio, en tanto lo equilibrado era lo sano. Además, la música permitió a Orfeo enternecer al mismísimo Hades y convencerlo para que le entregase a su amada Eurídice. Armonía que también subyace en las obras maestras pictóricas. Cuadros en los que la vibración del color emula a la musical. Armonía plena que alcanza el ser humano cuando ha retornado a la unidad, cuando la materia y el espíritu se disuelven en el Absoluto.

Animismo y chamanismo

En la creencia animista el símbolo es fundamental. Animismo cuya doctrina pivota sobre que todo ha sido bendecido por la divinidad con una brizna de su esencia. Por consiguiente, cada ser u objeto está relacionado entre sí. Y en esa creencia primigenia surge la figura del chamán. Quienes cultivan la habilidad de extraer de su entorno el saber que les proporciona la Madre Tierra. El chamán pasa por un proceso de iniciación en el que muere y renace. Solamente tras este renacimiento el chamán se transforma en un ser iluminado.

El Círculo de Eranos

La denominación de Círculo de Eranos corresponde a las congregaciones anuales de una serie de intelectuales en el pueblo suizo de Ascona. Reuniones que tenían como fin debatir en torno al simbolismo. El primer encuentro fue en 1933 y las asambleas se mantuvieron con una gran vivacidad hasta su declive a partir de 1978. Su objetivo era establecer un puente entre Oriente y Occidente. En cuanto a sus figuras prominentes cabe citar al psicólogo Carl Gustav Jung, al islamólogo Henry Corbin, al investigador cabalista Gershom Scholem, al mitólogo Joseph Campbell o a Mircea Eliade.