¿Tienen los asalariados y sus patronos intereses enfrentados?