Archives

🎥 La diferencia entre liturgia, taumaturgia y teúrgia

¿Conoces la diferencia entre liturgia, taumaturgia y teúrgia? Si la liturgia hace referencia al culto público; la taumaturgia y teúrgia están vinculadas al carácter de conexión individual con la divinidad, vía por la que se ejecutaban presuntos actos prodigiosos en el plano corporal. Tanto la taumaturgia, como la teúrgia despertaron un enorme rechazo en la res publica christiana del Medievo, con la consecuente persecución de aquellos sujetos capaces de realizar supuestos hechos extraordinarios. Sin embargo, la aparición de este tipo de excepcionales personas hay que buscarlas a las orillas del Nilo, en el aún hoy enigmático y fascinante Antiguo Egipto. En concreto, en el poder Heka practicado por los magos del Estado egipcio.

🎥 El significado 🔱 simbólico del número cinco

¿Conoces el significado simbólico del número 5? Se asocia al ser humano. Los cuatro elementos que se reúnen con el quinto. Un sujeto que encarna el microcosmos, reflejo del macrocosmos. Creado a imagen y semejanza de Dios. Sentido que se plasma en la famosa imagen de El Hombre de Vitruvio o en la estrella pitagórica. Y aparece igualmente en el emblema de los rosacruces, conformado por la cruz en la que sobresale una rosa. En la masonería es el número propio del compañero, quien realiza cinco viajes alegóricos durante su ceremonia de ascenso a este nivel.

🎥 La perfección del número 10

¿Conoces el significado simbólico del número 10? El diez es considerado como el número perfecto: conformado mediante la suma del uno, el dos, el tres y el cuatro. Los pitagóricos utilizaban para explicarlo la Tetraktys. Triángulo místico en el que dibujaban diez puntos distribuidos en cuatro filas. En la primera se situaba el Uno, la fuente primigenia. En la segunda aparecían dos puntos, la dualidad. En el siguiente nivel se ponían tres puntos, número tres que consigue el equilibrio entre el uno y el dos. Y en la base del triángulo había cuatro puntos. Cuatro asimilado a la concreción, lo terrenal. Llegar al diez comportaba comenzar nuevamente. Por lo tanto, era la totalidad.