Archivos

📕 Frase sobre los filósofos

«Para los griegos solo se podía considerar sabios como tal a los egipcios. De tal manera que ellos optaron por calificarse como filósofos, los eternos aspirantes a conquistar la sabiduría». Fragmento extraído de mi libro El poder del símbolo. Ensayo disponible en Amazon, tanto en versión Kindle como en papel.

🎥 El mundo simbólico en YouTube

He inaugurado un espacio en mi canal de YouTube dedicado a hablar sobre el lenguaje simbólico. Donde podré desgranar las cuestiones que me han planteado los lectores tanto en mi web como en redes sociales, inclusive en las charlas que he dado acerca de este tema. En este apartado iré publicando vídeos respecto a aspectos simbólicos tratados en algunos de mis libros.

Animismo y chamanismo

En la creencia animista el símbolo es fundamental. Animismo cuya doctrina pivota sobre que todo ha sido bendecido por la divinidad con una brizna de su esencia. Por consiguiente, cada ser u objeto está relacionado entre sí. Y en esa creencia primigenia surge la figura del chamán. Quienes cultivan la habilidad de extraer de su entorno el saber que les proporciona la Madre Tierra. El chamán pasa por un proceso de iniciación en el que muere y renace. Solamente tras este renacimiento el chamán se transforma en un ser iluminado.

El Círculo de Eranos

La denominación de Círculo de Eranos corresponde a las congregaciones anuales de una serie de intelectuales en el pueblo suizo de Ascona. Reuniones que tenían como fin debatir en torno al simbolismo. El primer encuentro fue en 1933 y las asambleas se mantuvieron con una gran vivacidad hasta su declive a partir de 1978. Su objetivo era establecer un puente entre Oriente y Occidente. En cuanto a sus figuras prominentes cabe citar al psicólogo Carl Gustav Jung, al islamólogo Henry Corbin, al investigador cabalista Gershom Scholem, al mitólogo Joseph Campbell o a Mircea Eliade.

El sentido de la existencia

Llega un momento en la vida en el que emergen las sempiternas preguntas: «¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Adónde vamos?». Interrogantes que se muestran a modo de acertijo y cuya respuesta se condensa en el axioma del frontispicio del templo de Delfos: «Conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los dioses». Y estas cuestiones trascendentales eran las que el iniciado trataba de desentrañar por medio del rito esotérico correspondiente. Mientras que los símbolos lo ayudaban a encontrar el camino, a conseguir que las bodas alquímicas procrearan al Rebis.