Capítulo XIII: La reforma municipal

Tomás sacó una dulcísima y exquisita tarta de Doña Blanca de nata, yema y miel. Estaba tan exultante. Sus ojos irradiaban fe, esperanza, ilusión en ese mañana que pronto acontecería y todo lo cambiaría. Y no pude dejar de rememorar la imagen de Amador el día anterior en el restaurante. Quería sentir lo mismo que […]