🎥El simbolismo de la cueva

🎥El simbolismo de la cueva

El simbolismo de la cueva

Si en el vídeo anterior hablé del origen y simbolismo del árbol de Navidad, hoy nos adentraremos en la enorme carga simbólica de la cueva. La caverna de la que surgía el filósofo para Platón. Luego de desechar las falsas imágenes y alcanzar la Luz. Donde las limitantes ideas se abren paso para rozar a la Idea suprema del Bien.

Filósofos que han de tener cuidado para no ser condenados al ostracismo, al olvido, a sufrir la burla o el castigo por tratar de mostrar una realidad que hasta ese momento se había visto distorsionada. Pues a veces es mejor la comodidad que proporciona transitar entre la bruma, que la claridad cegadora al levantar el velo de Isis si no se está preparado. Porque como san Pablo sentenció en su primera carta a los corintios: «Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara» (1 Corintios 13, 12).

Mito de la caverna

Mito de la caverna que mencioné en mis libros: La corrupción inarmónica, Simbología y La Hermandad de Doña Blanca. Relato que sirvió al escritor británico Herbert George Wells para crear su famoso cuento El país de los ciegos, en el que me basé para titular uno de los capítulos de mi ensayo novelado Historias de un pueblo. Fábula de la caverna que llevó al cine en su máxima expresión la película Matrix.

Y es que desde tiempos inmemoriales se le ha otorgado a la cueva un valor místico. Ya en el Paleolítico se reflejaban en las profundas grutas hermosas figuras, habitáculo en el que tenían lugar los ritos protectores para la tribu. Las criptas cristianas en las que se conservaban las reliquias de los mártires y los santos venerados. Restos sobre los que se alzaban los templos.

La cripta

Cabe citar la leyenda masónica del grado trece del Rito Escocés Antiguo y Aceptado en la que se descubre la palabra perdida. La palabra que otorga el poder de crear y que trasmitió Dios a Moisés; sin embargo, la maldad humana provocó su perdición. Y fue también en una cripta donde hallaron la tumba de Christian Rosenkreutz, hipotético fundador de los rosacruces. Espacio situado en lo más hondo de la «Casa del Espíritu Santo», morada de la «Fraternidad de la Rosa-Cruz». Cuerpo junto al que se localizaron los documentos donde estaba recopilado todo su saber, hallazgo entre los que estaban los textos alquímicos de Paracelso.

Pues la cripta no deja de ser un símil del VITRIOL del «Arte Sagrado». Acrónimo de una sentencia en latín que se traduce como «visita el interior de la tierra y rectificando encontrarás la piedra oculta». Símil del adagio inscrito en el frontispicio del Templo de Delfos: «… conócete a ti mismo y conocerás el universo y a los dioses».Ritual masónico

Cuarto de reflexiones masónico

Término VITRIOL que se puede leer en el cuarto de reflexiones de cualquier logia masónica, por el que pasa el neófito en su ceremonia de ascenso a aprendiz. Cámara en la que escribe su «testamento filosófico» y de la que saldrá regenerado, pues morirá en su vida profana y renacerá como iniciado. En concordancia a la resurrección de Jesús en la cueva. También fue en una cueva donde Mahoma recibió la visita del ángel Gabriel para transmitirle el Corán. Por tanto, entró como un simple mortal y regresó transformado en el profeta del pueblo árabe, en el elegido por Dios para divulgarles su mensaje.

Receptáculo que emula al pitagórico, donde el aspirante a ser aceptado en la sociedad quedaba recluido, en pro de solucionar un problema que le planteaban. Cuestión que era irresoluble, aunque el aspirante lo desconocía. Así que, con posterioridad, al preguntársele la respuesta como dijese lo que dijese no sería correcto provocaría las mofas del resto de miembros, por lo que se erigía en una prueba para calibrar su templanza. No obstante, desde el Antiguo Egipto se habla ya de este sitio, en el que se preparaba a los difuntos para su nueva vida en el Más Allá.

La Madre Tierra

Dado que como afirmara el filósofo francés René Guénon la cueva alude a lo femenino, el vientre materno en el que se conforma el nuevo ser. El útero de la venerada ancestralmente Madre Tierra. Deidad que fue capaz, por ejemplo, de engendrar al dios griego Zeus. El nacimiento de Cristo fue igualmente profusamente representado por parte del arte cristiano en una cueva. Y también se dice que el dios romano Mitra vino al mundo en una caverna.

Bajada a los abismos, a la «noche oscura del alma» de san Juan de la Cruz, para detectar a nuestra sombra, vencer a los propios demonios y emerger fortalecidos. Como atestigua la larga trayectoria de los anacoretas cristianos, quienes encontraban en la cueva la iluminación. Monjes que se retiraban a las grutas del desierto para doblegar al Maligno y obtener la unión con el Señor.

La Guerra de las Galaxias

Este estricto sentido se supo dar al entrenamiento de Luke Skywalker por parte del maestro Yoda, en la taquillera película El Imperio contraataca de la serie de La Guerra de las Galaxias. Donde Yoda insta a Luke a penetrar en una cueva en la que la presencia del lado oscuro es extremadamente potente. Pero el aprendiz de Jedi después de un imaginario enfrentamiento con Darth Vader descubre que está luchando contra sí mismo. Idéntico al significado otorgado por el gran historiador de las religiones Mircea Eliade a la novela de Julio Verne, Viaje al centro de la Tierra. Periplo iniciático en el que los protagonistas descienden a las profundidades y tras pasar por diferentes pruebas ascienden renovados. Entrañas terrestres en las que defendían los alquimistas que se generaban los metales, cuya progresión conseguirían agilizar gracias a su Arte.

De igual modo, en la leyenda masónica del grado nueve en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado se relata que el lugar escogido por los asesinos del Gran Maestro Hiram Abif para esconderse fue precisamente una caverna. Personajes que encarnaban los males humanos de la hipocresía, la ignorancia y la ambición. Los principales impedimentos para el desarrollo de la sociedad.

El tesoro oculto

Asimismo, en ese lugar recóndito está el tesoro más preciado, la esencia divina que late en nuestro interior, de la que brotará la «Gran Obra» alquímica. En suma, el corazón, el templo interior en el que nacía Cristo para el Maestro Eckhart dentro del misticismo cristiano. Donde se revelaba el pneuma griego, la estrella flamígera para los masones, la rosa roja de los rosacruces, la piedra filosofal de los alquimistas. Para los gnósticos el hálito divino que insufló Sabiduría a las personas.

Cuevas en las que se encontraron figuras de la Virgen María y que despertaron una sobresaliente adoración. Debido a la asociación de la cueva con la matriz virginal de María. La Madre Tierra a la que fecunda Dios. Entre estas tallas no hay que olvidar en España a la Virgen de Montserrat, La Moreneta. Imagen con la que dieron unos pastores en el siglo IX, al ser señalada milagrosamente su ubicación por una luz. Y fue en una cueva donde Alí Babá descubrió que se escondía un descomunal tesoro oculto, al que solo se podía acceder si se pronunciaban las palabras mágicas. Según narra la historia inserta en Las mil y una noches.

Agharta

Incluso en las profundidades terrestres está radicada la mítica Agharta. Ciudad en la que todo es bondad, en la línea de la «Ciudad de Dios» de Agustín de Hipona, la Jerusalén celeste a la que todos debemos peregrinar. Cuyos habitantes se asemejarían a los sabios egipcios, los magos del Estado poseedores de todo el saber. Plenamente conscientes de la exigencia de preservar la armonía de cada acto. Sujetos que han abandonado la fragmentación para abrazar la unidad.

La sombra

Porque, en palabras de otro ilustre escritor, Oscar Wilde: «Todos llevamos dentro el cielo y el infierno» y solo depende de cada cual la elección. Capaces de crear la mejor versión de nosotros mismos o de dejar que nos devore nuestra propia sombra. Sombra que si no se detecta puede aparecer de la forma más violenta, a modo de reacción ante la actitud de los demás. Lo que hoy la psicología llama «ley del espejo», por medio de la cual el inconsciente con ayuda de la «proyección» nos hace atribuir al otro los defectos personales.

Suscríbete a mi canal de YouTube

Muchísimas gracias por acercarte al apasionante mundo de los símbolos. Si hoy hemos hablado de la carga simbólica de la cueva; en el próximo vídeo ahondaremos en el simbolismo de los tres Reyes Magos. Por lo que no olvides suscribirte a mi canal de YouTube y, muy importante, activar las notificaciones haciendo clic en la campanita, para que puedas estar al tanto de mis nuevas publicaciones. Y por supuesto, si te ha gustado este vídeo, dale un «me gusta» y compártelo.

Además, si después de leer mis libros quieres ampliar conceptos sobre aspectos simbólicos que menciono en los mismos o tienes interés por un símbolo concreto, déjame tu comentario y en otro vídeo lo trataremos. Por cierto, recuerda que puedes adquirir mis libros en Amazon, desde cualquier país.


El simbolismo de la cueva –
(c) –
Ibiza Melián

Bibliografía

Álvarez Lázaro, P. (2012). La masonería, escuela de formación del ciudadano (4ª edición). Madrid: Publicaciones de la Universidad Pontificia de Comillas.

Biblia. La Santa Sede. Obtenido el 31 de diciembre de 2019, de: http://www.vatican.va/archive/ESL0506/_INDEX.HTM

Cueva (símbolo). Enciclopedia Herder. Herder Editorial. Obtenido el 2 de enero de 2019, de: https://encyclopaedia.herdereditorial.com/wiki/Cueva_(símbolo)

Daza, J. C. (2009). Diccionario Akal de Francmasonería. Madrid: Ediciones Akal (Obra original publicada en 1997).

Díaz, P. (2016, 6 de abril). Ley del espejo: lo que ves en los demás es tu reflejo. La mente es maravillosa. Obtenido el 31 de diciembre de 2019, de: https://lamenteesmaravillosa.com/ley-del-espejo-lo-que-ves-en-los-demas-es-tu-reflejo/

Domènech Gómez, J. L. (2016). Logia de perfección. Grados inefables del Rito Escocés Antiguo y Aceptado (4º-14º). Oviedo: Editorial masónica.es

Guenón, R. (1962). Símbolos fundamentales de la ciencia sagrada.

Melián, I. (2016). La Hermandad de Doña Blanca. Villaviciosa: Ediciones Camelot.

Melián, I. (2017). Historias de un pueblo. «Para los enemigos la ley, para los amigos el favor» (Segunda edición). Createspace Independent Publishing Platform (Obra original publicada en 2011).

Melián, I. (2017). Simbología de La Hermandad de Doña Blanca. Createspace Independent Pub.

Melián, I. (2019). La corrupción inarmónica. Independently published.

Molina Gómez, J. A. (2006). La cueva y su interpretación en el cristianismo primitivo. Antigüedad y cristianismo: Monografías históricas sobre la Antigüedad tardía, núm. 23, pp. 861-882. Obtenido el 2 de enero de 2019, de: https://revistas.um.es/ayc/article/view/52401

Rebisse, C. (2015). Historia y Misterios de los Rosacruces (Edición Electrónica). Barcelona: Ediciones Rosacruces.

Redacción (2018, 19 de octubre). El misterio de las vírgenes encontradas. Espacio Misterio. Obtenido el 30 de diciembre de 2019, de: https://www.espaciomisterio.com/misterios/creencias/el-misterio-de-las-virgenes-encontradas_38629

Vídeo

Compartir

Sobre la autora

Ibiza Melián
Escritora. Investigadora en el ámbito político. Especialista en comunicación política. Proactiva, perseverante y apasionada de la libertad.

No hay comentarios

Deja un comentario

En Ibiza Melián (titularidad de María Ibiza Melián Reyes) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de gestionar y publicar tu comentario. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a ibizamelian@gmail.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad.

He leído y acepto la Política de Privacidad para dejar un comentario. *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *