Lord Ralf Dahrendorf, un liberal con mayúsculas

El 2009 será recordado por los liberales como un año agridulce. Dulce porque se celebró el centenario del nacimiento de Isaiah Berlin (1909-1997). Y tremendamente amargo tras el fallecimiento, el 17 de junio, del filósofo, sociólogo y político alemán Ralf Dahrendorf, reputado como uno de los pensadores europeos más brillantes.

Nació en 1929 en la ciudad germana de Hamburgo. Siendo su infancia la que condicionará gran parte de sus creencias futuras. Puesto que presenció como unas elecciones inicialmente democráticas, apoyándose en el populismo y una fuerte campaña mediática, desembocaron en el totalitarismo de Hitler. Sufriendo las represalias del régimen su familia y el mismo, al haber sido su padre miembro de la República de Weimer.

Fue a partir de ahí cuando comprendió que los conflictos en las sociedades modernas únicamente resulta factible resolverlos a través de la tolerancia, aceptando la diversidad de ideologías. Planteamientos que reforzará posteriormente tras su colaboración en los años cincuenta con el sociólogo austriaco Karl Popper.

Popper aseveraba que las personas nos dividimos entre aquellas que desean alcanzar el más alto grado de libertad y las otras para las que prevalece la seguridad. Propiciando ambas posturas múltiples controversias. Al igual que Hayek instaba a cuestionar cualquier teoría, inclusive las liberales. Oponiéndose a la convicción de una verdad absoluta.

Dahrendorf dedicó gran parte de su vida a la docencia, impartiendo clases en distintas universidades. Sin embargo, pronto sintió la necesidad de poner en práctica lo que expresaba, ingresando en 1967 en el Partido Liberal. Fue: Diputado, Secretario de Estado de Asuntos Exteriores y comisario europeo en Bruselas. De él ha dicho el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso: “Aportó a la integración europea en tiempos de crisis económica y ayudó a dirigir el proyecto europeo hacia el bienestar económico y la cohesión social”. Entre 1974 y 1984 dirigió la “London School of Economics”. De 1987 a 1997 fue profesor en Oxford. En 1993 la Reina Isabel II lo hizo “lord”, por su contribución a las relaciones germano-británicas.  Recibiendo el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en el 2007. Su visión crítica de la realidad no sólo la encauzó mediante su función pública, sino que nos dejó testimonio escrito en sus múltiples artículos y una treintena de libros publicados. No obstante, su actitud siempre fue dialogante y conciliadora, alejada de la crispación y el ruido excesivo.

En definitiva abogaba por un orden liberal, que para él se fundamentaba en tres pilares: el primero concebía que las democracias no han de admitir a quienes se proponen destruirla; el segundo que debe existir un Estado de Derecho, supeditado a una Constitución y con un poder judicial independiente que evite ataques a las normas constitucionales y demás legítimas; y el último axioma radica en  la coexistencia de una sociedad civil fuerte, con pluralidad de asociaciones y actividades cívicas-reguladas, pero no controladas por el Estado, y libre para manifestar sus opiniones.

Safe Creative #1004105958975

  • Print
  • PDF
  • email

Sobre el autor

Ibiza Melián
Escritora. Investigadora en el ámbito político. Especialista en comunicación política. Proactiva, perseverante y apasionada de la libertad.

No hay comentarios

Deja un comentario