Capítulo XIX: Todo es mente

Tras tan excelsa velada Rodrigo y Claudia se retiraron a descansar. Era cerca de la medianoche; no obstante, Carlos insistió en que nos quedáramos un rato más, invitándonos a pasar a la biblioteca. Allí podríamos charlar tranquilamente, sin que el sonido de nuestras voces llegara al dormitorio de sus padres. Una gran ventana destacaba en […]